El por qué de las subvenciones públicas

A través del presente post se trata de explicar la razón por la que el estado subvenciona ciertas actividades basándonos en la teoría económica. Sabemos que la idea del blog es hacer artículos no muy técnicos, no obstante creemos que tratar estos temas de forma tangencial también pueden resultar positivo para nuestros lectores. 

Para empezar digamos que la explicación teórica del “por qué” subvencionar ciertas actividades, se basa en los fallos de mercado que existen en la economía, según los cuales hay situaciones en las que no se puede lograr la correcta asignación de recursos en un mercado.

Por lo tanto las subvenciones son el mecanismo que utiliza la administración para tratar de resolver estos fallos.

Una de las causas que los ocasiona son las llamadas externalidades, las cuales representan aquellos costes (externalidades negativas) relacionados con las acciones de un agente de la economía que reducen el bienestar de otros agentes de la economía o beneficios (externalidades positivas) que en base a las acciones relacionadas con un agente incrementan el bienestar de la economía en general.

Para entender esto último pondremos algunos ejemplos:

  • Se considerará un coste que no está reflejado en el precio de mercado, externalidad negativa, la contaminación que genera una industria para fabricar cierto producto. Esa contaminación genera un coste social, ya que perjudica el medioambiente, siendo éste cosa de todos. La empresa no está asumiendo dicho coste dentro de su estructura de costes para la fabricación de su producto y por lo tanto no se estará asignando un precio correcto a dicho producto.
  • En el lado contrario al ejemplo expuesto anteriormente están las actividades relacionadas con la I+D+i o el conocimiento generado en las Universidades. Partiendo del hecho de que un alto nivel de conocimiento, genera mayor bienestar general en la sociedad, si se hacen actividades de I+D+i éstas redundarán en un mejor posicionamiento de las empresas de nuestro entorno y mejorará la competitividad de las mismas, generando mayor empleo, mayor riqueza…Estas situaciones son las denominadas externalidades positivas.

Dicho esto se entiende el “por qué” de algunas subvenciones públicas y algunos impuestos. El estado trata atenuar la diferencia entre el precio que debería existir y el que existe. A continuación se adjuntan unas gráficas en las que se observa la distorsión que provocan estas externalidades en el mercado.

Externalidad negativa de oferta: En este caso se ve como el equilibrio se daría en un precio mucho menor y se asignaría una mayor cantidad de producto que si se tuviera en cuenta el “coste” de la externalidad negativa.

Externalidad positiva de oferta: En este caso se ve como el equilibrio se daría en un precio mucho mayor y se asignaría una menor cantidad de producto que si se tuviera en cuenta el “beneficio” de la externalidad positiva.

También existen externalidades positivas y negativas de demanda, teniendo el mismo efecto pero en la curva de demanda.

Por último dejar claro que éste artículo no se posiciona en la valoración de la correcta aplicación de estas teorías, sino que trata de acercar el “por qué” de un hecho económico que todos tenemos bastante cerca y que desde 360AsesoreS solemos trabajar a través de la búsqueda de la financiación a empresas.

Como siempre ante cualquier consulta o aclaración, no dudéis en trasladárnosla.

Share
Esta entrada fue publicada en el por qué de las subvenciones, Externalidad, externalidad negativa, externalidad positiva, subvencion, teoría económica. Guarda el enlace permanente.