Emprender capitalizando el paro…

Este es el pensamiento que les está pasando por la cabeza a muchas personas en la actualidad. A través del presente artículo se pretenden plasmar las diferentes posibilidades que existen para emprender utilizando el dinero de la prestación por desempleo, la famosa capitalización del paro o pago único de la prestación por desempleo.

Para empezar vamos a mencionar unas cuestiones generales a tener en cuenta al respecto:

Para solicitar el pago único o capitalización del paro se necesitan al menos tres meses pendientes de recibir prestación.

  •  Una vez concedido el pago único se tiene que empezar la actividad un mes después.
  • Nunca se puede haber iniciado la actividad antes de la solicitud del pago único.
  • Una vez que se solicita el pago único no se podrá volver a solicitar hasta cuatro años después.

Existen distintas opciones en la forma de invertir el dinero en función de en lo que se vaya a emplear:

  • Pago cuotas Seguridad Social del beneficiario de la prestación. El pago de las cuotas irá en función del régimen   elegido, pudiendo ser autónomo o trabajador por cuenta ajena (cooperativa o sociedad laboral).
  • Pago único:
    • Pago de inversión (maquinaria, inversión, elaboración página web…), gastos de alquiler de local…
    • Adquisición de participaciones o acciones en una sociedad laboral limitada o anónima.
    • Cantidad necesaria de la cuota de ingreso para adquirir la condición de cooperativista.
    • El Real Decreto 4/2013 ha introducido ciertos cambios con respecto a las posibilidades de donde invertir el dinero, si las quieres saber pincha aquí.

Todas las opciones del pago de una cantidad fija se podrán complementar con el pago de las cuotas a la Seguridad Social siempre que no se haya capitalizado el 100 % de la prestación. Dicho sea de paso que no se podrá solicitar el pago único de más del 60 % en hombres de más de 30 años y mujeres de más de 35 años, hasta esas edades podrán solicitar hasta el 100 % en pago único.

Un aspecto a destacar sobre el pago único es la exención fiscal que existe, gracias a la cual no tendrás que pagar impuestos en la declaración de la renta sobre la cantidad recibida en pago único siempre que mantengas la actividad durante al menos 5 años y sea menos de 15.500 €. El Real Decreto 4/2013 ha introducido ciertas variaciones en cuanto a la exención en el IRPF de la capitalización del paro, si quieres saber más pincha aquí.

En caso de que no se haya agotado la prestación por desempleo, una vez se haya efectuado el pago único solicitado, se podrá reanudar la prestación pendiente de percibir una vez haya transcurrido el tiempo equivalente por el que se ha solicitado el pago único.

En caso de formar una cooperativa o una sociedad laboral, para lo que se necesitará un mínimo de 3 socios y 3.000 € para su creación y se decida por figurar como trabajadores por cuenta ajena en el Régimen General de la Seguridad Social, éste trabajo se podrá simultanear con cualquier otro, en base a lo que establezca la normativa general sobre pluriempleo.

Por lo tanto las distintas formas para realizar una actividad económica solicitando la capitalización del paro o pago único de las prestaciones, en las distintas formas que hemos establecido son:

  • Autónomo
    • Inversión
    • Cuotas de Seguridad Social
  • Socio – trabajador sociedad laboral (anónima o limitada):
    • Cuotas Seguridad Social
    • Adquisición acciones o participaciones

Otras consideraciones a tener en cuenta a la hora de plantearse la solicitud del pago único, es que existen subvenciones por las que si solicitas la totalidad de la prestación en un solo pago, te suelen subvencionar las cuotas de la Seguridad Social en el Régimen que hayas elegido por el mismo periodo por el que tuvieras derecho a la prestación. No obstante estas subvenciones y otras relacionadas con la solicitud del pago único, dependen de las diferentes Comunidades Autónomas por lo que conviene verificarlo en cada una de ellas.

Una posibilidad que se abre con la creación de una sociedad laboral o una cooperativa en la que se decide afiliar a los socios o cooperativistas en el Régimen General de la Seguridad Social es tener unos ingresos constantes hasta el momento en el que la sociedad o cooperativa empiece a generar por si misma. Esto es, si solicitas el pago único para la adquisición de participaciones de una Sociedad Laboral Limitada, por ejemplo, y la Sociedad no empieza a generar ingresos hasta dentro de tres meses, tú y el resto de los socios podréis estar cobrando del capital social aportado igual que si estuvierais cobrando la prestación por desempleo y trabajando de forma regular, dados de alta en la Seguridad Social y sin miedo de que te puedan quitar la prestación por desempleo.

Cierto es que tanto las cooperativas como las sociedades laborales tienen unas características especiales, las cuales las dejaremos para otro post, pero también es verdad que es una posibilidad a considerar.

Si estás pensando en emprender o en capitalizar el paro, nosotros te ayudaremos gratuitamente en todos tus trámites de inicio de actividad, contacta con nosotros.

 

Share
Esta entrada fue publicada en asesoria, autónomo, capitalización del paro, desempleo, emprender, pago único, paro, Salamanca, sociedades laborales. Guarda el enlace permanente.