Respuestas a las inquietudes de un futuro autónomo

En el presente artículo exponemos todas las preguntas y dudas que nos planteó en su momento un futuro autónomo y las respuestas que le dimos.

uno de nuestros clientes, que es médico y al que llamaremos Juan, una clínica médica le ofreció un trabajo. A la hora de hacer el contrato le dieron la posibilidad de que fuera o bien en Régimen General (contrato laboral) o por mercantil mediante una prestación de servicios. La clínica que le quería contratar le dijo que si le hacían el contrato en régimen laboral le pagarían menos, puesto que la empresa tendría más costes por su contrato, pero disfrutaría de las ventajas del régimen laboral (paro, bajas etc.). Si le contrataban como autónomo, le pagarían más, puesto que la empresa tiene menos costes, pero se tendría que costear él mismo los gastos de autónomo y no disfrutaría de los beneficios del régimen laboral general.

PREGUNTA: Quería saber las ventajas que supone tener un contrato mercantil (para lo cual es necesario estar dado de alta como autónomo) sobre el contrato en régimen general (laboral), porque supongo que todos los gastos de Seguridad Social, IRPF, etc., son por cuenta del trabajador en el caso del contrato mercantil. 

RESPUESTA: Para poder prestar esos servicios y facturar correctamente como autónomo te tienes que dar de alta en el IAE en Hacienda y como autónomo ante la Seguridad Social. En cuanto a las ventajas, en tu caso concreto, las únicas que vemos son las económicas, pues como autónomo cobrarías más, aunque a esas cantidades luego tienes que restarle los costes de autónomos. 

Sin embargo, por otro lado, aunque en laboral cobres menos, generarías derecho a paro, derecho a bajas por enfermedad etc. 

Te corresponde a ti valorar si la diferencia económica merece la pena frente a las otras ventajas. 

Haciendo una simulación de números, en régimen laboral cobrarías 1750€ netos al mes, que ya incluyen las retenciones para la seguridad social y hacienda, según tu situación personal y familiar. No habría ningún gasto más para ti. 

En prestación de servicios (como autónomo) cobrarías 2500€, pero tienes que tener en cuenta que si te das de alta de autónomo tienes que pagar las cuotas correspondientes, siendo la mas baja de unos 250€, (salvo que pudieras aplicar algún tipo de deducción que hiciera la cuota más baja). En la factura tendrías que sumar un IVA del 21 %, cantidad que tendrías que ingresar a hacienda trimestralmente, y restarías retención del 21 %, cantidad que ingresarían por ti a hacienda en concepto de IRPF, por lo que a la hora de hacer la declaración de la renta no tendrías que pagar mucho. Con lo cual, a la hora de la verdad, pese a que la cantidad ofrecida sea mayor que en régimen laboral, la cantidad que realmente te quedarías en el bolsillo sería: 

  • En el caso de que tuvieras una retención del 21 %, te llegarían 2.500 € mensuales de los cuales tendrías que guardar 525 € mensuales para que trimestralmente liquidaras ante hacienda el IVA. 
  • En el caso de que tuvieras una retención del 9 %, te llegarían 2.800 € mensuales de los cuales tendrías que guardar 525 € mensuales liquidar trimestralmente el IVA. En este último caso probablemente la declaración de la renta te saldría a pagar ya que las cantidades ingresadas serían menores que las cantidades que tendrías que haber ingresado. 

P: ¿Podriais explicarme un poco cual sería mi retención en el contrato en laboral y cómo funciona el asunto de las retenciones que tengo que aplicar en las facturas en el caso de optar por el contrato como autónomo? 

En contratos laborales inferiores al año pueden establecerte una retención del 2 %, lo cual puede suponer que a la hora de presentar la declaración de la renta del ejercicio 2012 tengas que pagar a Hacienda, por lo tanto en el caso de que optaras por un contrato laboral te aconsejo que negocies una retención de entre el 10 y el 15 % manteniendo el salario neto, para que se ajuste lo máximo posible a lo que tengas que aportar a Hacienda al hacer tu declaración de IRPF. 

En prestación de servicios (como autónomo), a la hora de emitir una factura, tendrías que, a la cantidad acordada, sumar un IVA del 21 %, cantidad que tendrías que ingresar a Hacienda trimestralmente, y restar retención del 21 %, cantidad que ingresaría por ti la empresa que te contrate a Hacienda en concepto de IRPF, por lo que a la hora de hacer la declaración de la renta no tendrías que pagar mucho. 

Es verdad que podrías aplicar una retención del 9 % durante los dos primeros años de autónomo, pero a ti no te interesaría si estas negociando el salario en neto. Con lo que si te pagan 2.500 € a lo que en factura se le suma el 21 % de IVA 525 € y se le resta la retención 21 % 525 €, cobrarías 2.500 € de lo que tendrías que pagar a hacienda unos 1.575 € de IVA trimestrales a hacienda y los 250 € mensuales por la cuota de autónomo te quedarías en unos 1.725 € mensuales, la cantidad que te interesa negociar son unos 2.500 sin IVA o 3.025 € con IVA. 

P: Hace unas semanas otra empresa estaba interesada en trabajar conmigo de autónomo, pero mi duda es si puedo trabajar para más de una empresa y lo que supone al final del año pagar en Hacienda. 

R: Si estas dado de alta como autónomo, sí puedes trabajar para diferentes empresas o clientes (no tienen por qué ser empresas). Y en cuanto al pago de Hacienda, no hay ninguna peculariedad. Pagas en función de lo que ganes o ingreses. Si trabajas para muchos clientes y cobras mucho, pagas en función de eso. Ahora bien, en cuanto a la posibilidad de trabajar para la clínica en régimen laboral y aparte darte de alta como autónomo para trabajar como tal para otros clientes, tienes que tener cuidado con las clausulas de exclusividad y de no competencia que se suele incluir en los contratos, sin olvidar el principio general del derecho laboral de no incurrir en competencia desleal. Este asunto te lo explicamos en la siguiente respuesta.

P: Por lo que he leído en el contrato laboral que me ofrecen se incluye un pacto de exclusividad con la empresa, lo que me hace pensar que esto puede imposibilitarme para trabajar para otras clínicas o poner mi propia consulta e igual no me conviene si el sueldo es inferior a lo que se podría obtener de autónomo sin exclusividad (inicialmente nunca se habló de trabajar en exclusividad.). 

R: Las claúsulas de exclusividad limitan tu capacidad para trabajar con otras empresas y clientes. Las clausulas de exclusividad y no competencia deben ser compensadas. Lo normal es que se suela pactar una cantidad de dinero extra que compense por la posible pérdida que mencionas. Aprovecho para indicarte que además de las cláusulas de exclusividad y no competencia, siempre se tiene que tener en cuenta el respeto al principio de no competencia desleal, el cual opera aunque no se haya firmado nada al respecto en el contrato. El artículo 5.d del Estatuto de los Trabajadores indica que es obligación del trabajador no concurrir con la actividad de la empresa. Es decir, que si trabajas para un empresa en regimen general (laboral) no se puede trabajar para otra empresa que compita con la tuya y ademas realizando labores similares. Lo que se quiere evitar con ello es, por ejemplo en tu caso, que montes un consultorio privado o trabajes para otra clinica de la competencia realizando las mismas funciones que en la clínica que te contrata, pudiendo desviar clientes y haciendo dudar de para cuál de las dos estás trabajando con más cuidado o si estás derivando pacientes de una a otra. Sí por ejemplo, eres cirujano estético y trabajas como tal para la clínica que te contrata, sí podrías trabajar como cirujano vascular, por ejemplo, para un laboratorio de investigación, donde no atiendas a pacientes y que en definitiva no sea competencia directa de la clínica que te contrata. Esto es algo que debes respetar incluso aunque no conste en el contrato. La única manera de evitar responsabilidades por esta vía sería que la propia clínica, de forma expresa y en el contrato, te autorizara a trabajar para terceros o para tí mismo en la misma actividad y para clínicas similares. 

P: Si existe la posibilidad de trabajar para una empresa de forma laboral en el futuro, ¿es posible continuar después de autónomo? y que es lo que me supone a mi de gastos extras. 

R: Es posible compaginar un trabajo en régimen laboral y en régimen de autónomo, siempre que no implique violación de cláusulas de exclusividad y que no incurras en competencia desleal de acuerdo a lo explicado en el punto anterior. Para ello las empresas tendrían que ser de naturaleza diferente, o dedicarse a sectores o a actividades diferentes, hacer tus actividades diferentes para cada una de ellas o bien tener una autorización por parte del empleador para poder desempeñar tareas iguales para empresas del mismo sector 

En cuanto a los gastos, en el regimen laboral no implica ningún gasto extra porque tu declaración de la renta se hará en función de las cantidades que te hayan ido reteniendo mes a mes las empresas. 

Y en cuanto al autónomo, tendrías que pagar las cuotas de alta de autónomo (unos 250€ el mínimo), darte de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (gratuíto) y después declarar por lo ganado. 

Trabajar en los dos regímenes no implica ningún coste especial con respecto a Hacienda, salvo que, evidentemente, cuanto más se cobra, más se paga a Hacienda. Es importante en este punto que te asegures con la empresa en la que estás en régimen laboral de que la retención que te aplica es la adecuada. 

En el caso de pluriactividad si pagas a la Seguridad Social más de 10.969,42 € anuales podrás solicitar la devolución del 50 % de las cuotas ingresadas como autónomo. 

P: ¿Al trabajar con un contrato mercantil se pierde el derecho a cobrar el desempleo si no funciona? 

R: No. No se pierde. Si te quieres dar de alta como autónomo tienes que notificarlo al SEPE y solicitarles que te den de baja como cobrador de paro (puesto que no se puede cobrar el paro si tienes otros ingresos). Se denomina “Suspensión en el cobro del desempleo”. Ellos te dan de baja. Cuando termines tus trabajos como autónomo, puedes darte de baja de autónomo y notificar al SEPE que quieres volver a solicitar tu paro. Te pedirán las facturas emitidas durante el periodo que has estado de autónomo y te lo descuentan de la cantidad de paro que te quedaba. Luego sigues cobrando el paro igual que hasta ahora. Esto lo puedes hacer siempre y cuando ya estuvieras cobrando el paro cuando te des de alta de autónomo y no estés de autónomo un periodo de tiempo superior a dos años. 

P: Había pensado si convendría cobrar el total de la prestación por desempleo (estoy en el paro desde junio, tengo dos años de paro) y solventar los gastos (equipo médico) que suponga trabajar como autónomo. 

R: La capitalización del paro es una posibilidad que tienes, pero recuerda que para poder solicitarlo tienes que cumplir tres requisitos: a) que te queden por lo menos tres meses de prestación por cobrar b) solicitar la capitalización antes de iniciar la actividad como autónomo y haberte dado de alta, y c) no haber capitalizado el paro en los 4 años anteriores. 

Se puede capitalizar el paro para ponerse como autónomo pero el dinero capitalizado tiene que dedicarse obligatoriamente a una de estas dos cosas: a) inversión de equipos, arrendamiento de locales etc, para lo cual puedes capitalizar hasta el 60%, o b) pagar las cuotas de la Seguridad Social, en cuyo caso puedes capitalizar el 100%. También se puede hacer una mezcla: dedicar parte a inversión y parte a pagar cuotas. 

Ten en cuenta que puedes solicitar el alta de autónomo por el tiempo en el que vayas a trabajar y en el momento en que se acabe la actividad volverías a solicitar el cobro de la prestación por desempleo que te quede si has capitalizado el paro o toda la que te quedara si no lo hubieras capitalizado.

Si a alguien le surge alguna otra duda, que no dude en consultar…

Share
Esta entrada fue publicada en autónomo, contrato laboral, contrato mercantil, desempleo, exclusividad, IRPF, IVA, laboral, mercantil, pluriactividad, retención, Salamanca. Guarda el enlace permanente.